Tumores Hepáticos primarios Lesiones Benignas Los   Quistes   simples    están   rellenos   de   líquido   y   en   ocasiones   pueden   crecer   de   forma   desorbitada,   causar dolor,   digestiones   pesadas   e   infectarse.   En   estos   casos   se   aconseja   el   tratamiento   quirúrgico   que   consistiría en su extirpación vía laparoscópica. Los    Hemangiomas    pueden    presentar    un    comportamiento    atípico    que    hace    necesario    confirmar    su diagnóstico   mediante   resonancia   magnética.   No   se   malignizan,   por   lo   que   no   es   necesario   ni   su   seguimiento ni tratamiento. Sólo en casos excepcionales de hemangiomas gigantes que producen síntomas se aconseja su extirpación quirúrgica. Los   Adenomas   hepáticos    suelen   presentarse   en   mujeres   jóvenes   que   han   tomado   durante   tiempo   anticonceptivos   orales.   Ante   su   diagnóstico   se debe   suspender   su   administración   para   evitar   que   sigan   creciendo.   Dado   que   tiene   un   potencial   real   de   malignización   se   aconseja   su   extirpación quirúrgica   cuando   miden   más   de   4   cm.   Por   lo   general   se   requiere   una   hepatectomía   limitada   al   tumor,   pero   según   donde   esté   ubicado   es   necesario realizar una hepatectomía mayor. Generalmente se pueden extirpar por vía laparoscópica. Lesiones Malignas El   Hepatocarcinoma   o   Carcinoma   Hepato   Celular    es   el   tumor   maligno   primario   de   hígado   más   frecuente   y   suele   desarrollarse   en   el   contexto   de   una enfermedad hepática crónica o cirrosis. Las causas más frecuentes son la infección por Virus Hepatitis C, Virus Hepatitis B y Alcoholismo crónico. Es   una   enfermedad   con   mal   pronóstico   debido   al   elevado   índice   de   recidiva   y   multifocalidad.   El   tratamiento   más   aconsejable   es   el   trasplante   hepático,   pero sólo   puede   realizarse   en   un   porcentaje   menor   de   pacientes   que   cumplan   con   los   llamados   “Criterios   de   Milán”,   (menor   de   66   años,   tamaño   menor   de   5   cm   y que hayan menos de 3 nódulos). La hepatectomía (extirpación quirúrgica) es el tratamiento alternativo, sólo puede realizarse en pacientes seleccionados. La   “ablación   por   radiofrecuencia”   es   una   técnica   que   consiste   en   “quemar”   el   tumor   aplicando   una   corriente   eléctrica   a   través   de   un   electrodo   (aguja)   que   se inserta en el interior del tumor. En la actualidad, muestra unos resultados similares a la hepatectomía en cuanto a recidiva tumoral. Metástasis Hepáticas Las   Metástasis   Hepáticas    son   implantes   (diseminación)   de   otros   tumores   originados   en   otro   órgano   distinto   del   hígado,   de   células   cancerosas   que   han pasado   a   la   circulación   sanguínea   y   de   allí   se   han   depositado   en   el   hígado.   El   hígado,   como   el   pulmón,   actúa   como   un   filtro   para   las   células   tumorales   que circulan por la sangre favoreciendo su retención y posterior crecimiento. Los   tumores   digestivos   (colon,   recto,   páncreas   y   estómago)   suelen   ser   los   que   más   metástasis   hepáticas   causan   y   son   indicativos   de   enfermedad avanzada.   En   la   actualidad,   algunos   casos   de   metástasis   hepáticas   pueden   tratarse   con   intención   curativa   realizando   una   extirpación   quirúrgica.   Las metástasis   hepáticas   consideradas   operables   son   las   derivadas   del   cáncer   de   colon   y   recto,   si   bien   también   pueden   tratarse   también   algunas   derivadas   del hipernefroma (cáncer de riñón), tumores neuroendocrinos y cáncer de mama. Vías Biliares y Vesícula Coledocolitiasis Sucede   cuando   algunas   de   las   piedras   de   la   vesícula   biliar   se   escapan   hacia   el   conducto   de   la   bilis   (“colédoco”)   y lo   obstruyen.   El   colédoco   vierte   la   bilis   en   el   intestino   a   través   de   un   esfínter   de   1-2   mm   (“Ámpula   de   Váter”),   por ello   es   fácil   que   las   “piedras”   puedan   obstruir   este   conducto.   Cuando   esto   sucede,   además   de   dolor,   suele   quedar retenida   la   bilirrubina   en   el   hígado   y   de   ahí   pasa   a   la   sangre,   con   lo   que   el   paciente   puede   presentar   una coloración amarillenta en la piel que llamamos ictericia. El tratamiento consistiría en desobstruir el conducto de la bilis y extirpar la vesícula biliar. Ictericia Obstructiva Se   llama   así   a   la   coloración   amarillenta   de   la   piel   y   escleras   de   los   ojos. Además   de   presentarse   en   la   hepatitis   (inflamación   del   hígado),   la   ictericia   puede ser   por   una   causa   obstructiva,   generalmente   coledocolitiasis,   si   bien   pueden   haber   otras   causas   como   el   cáncer   de   páncreas   o   tumores   de   vías   biliares.   La orina   de   los   pacientes   con   ictericia   es   de   color   oscuro   tipo   coca-cola   que   denominamos   “coluria”   y   se   debe   a   la   filtración   de   exceso   de   bilirrubina   en   sangre por el del riñón. Colangiocarcinoma El   cáncer   de   vías   biliares   es   el   Colangiocarcinoma.   Se   origina   de   las   células   que   cubren   los   conductos   biliares.   Existen   tres   tipos   según   su   ubicación.   El colangiocarcinoma   intrahepático   es   el   que   se   ubica   en   el   hígado   y   se   considera   un   tumor   primario   del   hígado.   Cuando   puede   tratarse   quirúrgicamente   se realiza    una    hepatectomía.    El    distal    es    el    que    se    ubica    en    la    zona    del    páncreas    y    ámpula    de    Vater.    Cuando    es    operable    se    realiza    una Pancreatoduodenectomía cefálica. El   tumor   de   vías   biliares   por   excelencia   es   el   Colangiocarcinoma   Hiliar ,   conocido   como   Tumor   de   Klatzkin .   Se   ubica   en   la   confluencia   entre   los conductos hepáticos (bifurcación). El   tratamiento   consiste   en   realizar   generalmente   una   hepatectomía.   En   algunos   casos   es   suficiente   con   una   resección   y   extirpación   de   la   vía   biliar.   En   un gran número de casos no puede operarse y entonces el tratamiento es paliativo. Cáncer de Vesícula Biliar La incidencia de cáncer de vesícula está aumentada en aquellos pacientes que presentan colelitiasis de largos años de evolución.  Tiene   muy   mal   pronóstico   y   es   de   los   tumores   malignos   más   agresivos   que   se   conocen.   La   llamada   “vesícula   en   porcelana”   se   refiere   a   la   calcificación   de las   paredes   de   la   vesícula   biliar   y   se   considera   como   una   lesión   premaligna,   es   decir,   precursora   de   un   cáncer   de   vesícula.   El   tratamiento   consiste   en extirpar la vesícula Enfermedades del Páncreas Pancreatitis Aguda La   Pancreatitis Aguda   es   una   inflamación   del   páncreas.   En   nuestro   medio,   en   el   60%   de   los   casos   está   causada por   colelitiasis   (“piedras”   en   la   vesícula   biliar)   que   se   impactan   en   la   desembocadura   del   colédoco   donde   confluye el   conducto   pancreático.   En   un   20%   de   los   casos   la   causa   desencadenante   es   el   alcochol   y   en   el   restante   20% existen   mútliples   causas   de   orden   farmacológico,   metabólico,   anomalías   anatómicas,   etc.   En   el   80%   de   los   casos se   trata   de   una   inflamación   leve   con   una   recuperación   rápida,   pero   en   el   20%   restante   reviste   gravedad.   La pancreatitis   aguda   grave   es   de   difícil   manejo   y   tratamiento,   siendo   su   mortalidad   del   20%.   Se   caracteriza   porque   el   páncreas   sufre   necrosis,   es   decir “muerte   celular”.   Cuando   se   detecta   infección   de   la   necrosis   la   conducta   a   seguir   suele   ser   el   desbridamiento   (estirpación)   quirúrgico   del   tejió   necrosado   y limpieza   de   la   infección   que   lo   envuelve.   Después   de   cursar   con   pancreatitis   aguda   de   origen   biliar   se   debe   realizar   una   Colecistectomía   Laparoscópica   para evitar nuevos episodios. Pseudoquiste de Páncreas Los   Pseudoquistes   son   colecciones   de   líquido   pancreático   que   se   forman   después   de   episodios   de   pancreatitis   aguda   grave.   Normalmente   se   sitúan   en   la transcavidad   de   los   epiplones,   entre   el   estómago   y   el   páncreas,   pero   también   pueden   localizarse   en   la   cola   del   páncreas   o   raíz   del   mesenterio.   La   actitud suele ser seguimiento y esperar que se reabsorban por sí mismos. En   caso   de   ser   sintomáticos   (dolor,   vómitos,   fiebre)   el   tratamiento   convencional   es   la   derivación   del   pseudoquiste   hacia   el   estómago   ( Cisto-Gastrostomía ) o al intestino (Cisto-Yeyunostomía) que suele realizarse por laparoscopia. Cáncer de Páncreas El   Cáncer   de   Páncreas   se   refiere   al   carcinoma   ductal   o   adenocarcinoma.   Tiene   una   alta   tasa   de   mortalidad.   El   único   tratamiento   con   intención   curativa   que existe   en   la   actualidad   es   la   extirpación   completa   del   tumor.   Sólo   el   30%   llegaran   a   poder   operarse   ya   que   el   resto   presentaran   metástasis   hepáticas   o carcinomatosis   peritoneal   en   el   momento   del   diagnóstico.   El   pronóstico   no   es   bueno,   la   supervivencia   está   alrededor   del   30%   a   los   3   años   en   aquellos casos   en   que   se   ha   podido   operar   al   paciente   y   extirpar   completamente   el   tumor.   La   supervivencia   en   aquellos   casos   no   operables   varía   entre   6   y   9   meses. La quimioterapia no tiene buenos resultados en el tratamiento de estos tumores si bien suele realizarse después de la intervención quirúrgica. Debuta   con   ictericia   (color   amarillo   de   la   piel)   y   suele   localizarse   en   la   cabeza   del   páncreas.   Para   extirpar   completamente   estos   tumores   se   debe   realizar una   Pancreatoduodenectomía   Cefálica    (Cirugía   de   Whipple )   que   consiste   en   extirpar   el   duodeno,   la   cabeza   del   páncreas,   la   vesícula   biliar,   el   colédoco   y, según   los   casos,   una   parte   del   estómago.   Es   una   operación   compleja,   de   5   a   6   horas   de   duración,   con   un   riesgo   de   complicaciones   del   30%   y   una mortalidad postoperatoria no despreciable del 2-5% en centros con experiencia. Los tumores localizados en el cuerpo y cola del páncreas se tratan mediante resección del sitio en el que se encuentre el tumor Se   debe   tener   en   cuenta   que   existen   otros   tumores   de   páncreas   con   mejor   pronóstico   como   son   los   neuroendocrinos ,   el   tumor   sólido-quístico ,   la Neoplasia mucinoso papilar intraductal  (IPMN). Dr. Jorge Alberto Roldán García - Cirujano especialista en Cirugía de Hígado - Páncreas - Vía Biliar y Vesícula Biliar en Puebla. Somos tu mejor opción, haz una cita.

Cirugía para Enfermedades del Hígado, Páncreas y la Vía Biliar en Puebla

Dr. Jorge Alberto Roldán García . Cirugía General, Hepato Pancreato Biliar y de Trasplante . Consultorio Médico en la Ciudad de Puebla

CIRUGÍA PARA ENFERMEDADES DEL HÍGADO, PÁNCREAS Y VÍA BILIAR

Dr. Jorge A. Roldán García

Cirugía General . Trasplante

Cirugía Hepatopancreatobiliar

Hospital Angeles Puebla, Torre de especialidades Consultorio 3530
Citas (222) 290.76.03
Urgencias 8110.19.30.16
TRASPLANTE
Tumores         Hepáticos primarios Lesiones Benignas Los              Quistes simples            están rellenos    de    líquido y   en   ocasiones   pueden   crecer   de   forma   desorbitada, causar    dolor,    digestiones    pesadas    e    infectarse.    En estos   casos   se   aconseja   el   tratamiento   quirúrgico   que consistiría en su extirpación vía laparoscópica. Los        Hemangiomas        pueden        presentar        un comportamiento   atípico   que   hace   necesario   confirmar su   diagnóstico   mediante   resonancia   magnética.   No   se malignizan,     por     lo     que     no     es     necesario     ni     su seguimiento       ni       tratamiento.       Sólo       en       casos excepcionales   de   hemangiomas   gigantes   que   producen síntomas se aconseja su extirpación quirúrgica. Los    Adenomas    hepáticos     suelen    presentarse    en mujeres    jóvenes    que    han    tomado    durante    tiempo anticonceptivos    orales.   Ante    su    diagnóstico    se    debe suspender    su    administración    para    evitar    que    sigan creciendo.     Dado     que     tiene     un     potencial     real     de malignización    se    aconseja    su    extirpación    quirúrgica cuando   miden   más   de   4   cm.   Por   lo   general   se   requiere una   hepatectomía   limitada   al   tumor,   pero   según   donde esté   ubicado   es   necesario   realizar   una   hepatectomía mayor.     Generalmente     se     pueden     extirpar     por     vía laparoscópica. Lesiones Malignas El   Hepatocarcinoma   o   Carcinoma   Hepato   Celular    es el   tumor   maligno   primario   de   hígado   más   frecuente   y suele   desarrollarse   en   el   contexto   de   una   enfermedad hepática   crónica   o   cirrosis.   Las   causas   más   frecuentes son   la   infección   por   Virus   Hepatitis   C,   Virus   Hepatitis   B y Alcoholismo crónico. Es   una   enfermedad   con   mal   pronóstico   debido   al   elevado índice    de    recidiva    y    multifocalidad.    El    tratamiento    más aconsejable    es    el    trasplante    hepático,    pero    sólo    puede realizarse   en   un   porcentaje   menor   de   pacientes   que   cumplan con   los   llamados   “Criterios   de   Milán”,   (menor   de   66   años, tamaño   menor   de   5   cm   y   que   hayan   menos   de   3   nódulos). La    hepatectomía    (extirpación    quirúrgica)    es    el    tratamiento alternativo,       sólo       puede       realizarse       en       pacientes seleccionados. La   “ablación   por   radiofrecuencia”   es   una   técnica   que   consiste en    “quemar”    el    tumor    aplicando    una    corriente    eléctrica    a través   de   un   electrodo   (aguja)   que   se   inserta   en   el   interior   del tumor.   En   la   actualidad,   muestra   unos   resultados   similares   a la hepatectomía en cuanto a recidiva tumoral. Metástasis Hepáticas Las   Metástasis   Hepáticas    son   implantes   (diseminación)   de otros   tumores   originados   en   otro   órgano   distinto   del   hígado, de    células    cancerosas    que    han    pasado    a    la    circulación sanguínea    y    de    allí    se    han    depositado    en    el    hígado.    El hígado,   como   el   pulmón,   actúa   como   un   filtro   para   las   células tumorales    que    circulan    por    la    sangre    favoreciendo    su retención y posterior crecimiento. Los   tumores   digestivos   (colon,   recto,   páncreas   y   estómago) suelen   ser   los   que   más   metástasis   hepáticas   causan   y   son indicativos    de    enfermedad    avanzada.    En    la    actualidad, algunos   casos   de   metástasis   hepáticas   pueden   tratarse   con intención   curativa   realizando   una   extirpación   quirúrgica.   Las metástasis     hepáticas     consideradas     operables     son     las derivadas    del    cáncer    de    colon    y    recto,    si    bien    también pueden   tratarse   también   algunas   derivadas   del   hipernefroma (cáncer    de    riñón),    tumores    neuroendocrinos    y    cáncer    de mama. Vías          Biliares          y Vesícula Coledocolitiasis Sucede   cuando   algunas de    las    piedras    de    la vesícula         biliar         se escapan    hacia    el    conducto    de    la    bilis    (“colédoco”)    y    lo obstruyen.   El   colédoco   vierte   la   bilis   en   el   intestino   a   través de   un   esfínter   de   1-2   mm   (“Ámpula   de   Váter”),   por   ello   es fácil    que    las    “piedras”    puedan    obstruir    este    conducto. Cuando    esto    sucede,    además    de    dolor,    suele    quedar retenida   la   bilirrubina   en   el   hígado   y   de   ahí   pasa   a   la   sangre, con    lo    que    el    paciente    puede    presentar    una    coloración amarillenta en la piel que llamamos ictericia. El   tratamiento   consistiría   en   desobstruir   el   conducto   de   la bilis y extirpar la vesícula biliar. Ictericia Obstructiva Se   llama   así   a   la   coloración   amarillenta   de   la   piel   y   escleras de     los     ojos.     Además     de     presentarse     en     la     hepatitis (inflamación   del   hígado),   la   ictericia   puede   ser   por   una   causa obstructiva,    generalmente    coledocolitiasis,    si    bien    pueden haber   otras   causas   como   el   cáncer   de   páncreas   o   tumores de   vías   biliares.   La   orina   de   los   pacientes   con   ictericia   es   de color   oscuro   tipo   coca-cola   que   denominamos   “coluria”   y   se debe   a   la   filtración   de   exceso   de   bilirrubina   en   sangre   por   el del riñón. Colangiocarcinoma El    cáncer    de    vías    biliares    es    el    Colangiocarcinoma.    Se origina    de    las    células    que    cubren    los    conductos    biliares. Existen   tres   tipos   según   su   ubicación.   El   colangiocarcinoma intrahepático   es   el   que   se   ubica   en   el   hígado   y   se   considera un    tumor    primario    del    hígado.    Cuando    puede    tratarse quirúrgicamente   se   realiza   una   hepatectomía.   El   distal   es   el que   se   ubica   en   la   zona   del   páncreas   y   ámpula   de   Vater. Cuando           es           operable           se           realiza           una Pancreatoduodenectomía cefálica. El      tumor      de      vías      biliares      por      excelencia      es      el Colangiocarcinoma     Hiliar ,     conocido     como     Tumor     de Klatzkin .    Se    ubica    en    la    confluencia    entre    los    conductos hepáticos (bifurcación). El     tratamiento     consiste     en     realizar     generalmente     una hepatectomía.    En    algunos    casos    es    suficiente    con    una resección   y   extirpación   de   la   vía   biliar.   En   un   gran   número   de casos    no    puede    operarse    y    entonces    el    tratamiento    es paliativo. Cáncer de Vesícula Biliar La    incidencia    de    cáncer    de    vesícula    está    aumentada    en aquellos   pacientes   que   presentan   colelitiasis   de   largos   años de evolución.  Tiene   muy   mal   pronóstico   y   es   de   los   tumores   malignos   más agresivos     que     se     conocen.     La     llamada     “vesícula     en porcelana”   se   refiere   a   la   calcificación   de   las   paredes   de   la vesícula   biliar   y   se   considera   como   una   lesión   premaligna,   es decir,   precursora   de   un   cáncer   de   vesícula.   El   tratamiento consiste en extirpar la vesícula Enfermedades           del Páncreas Pancreatitis Aguda La     Pancreatitis    Aguda es    una    inflamación    del páncreas.     En     nuestro medio,   en   el   60%   de   los   casos   está   causada   por   colelitiasis (“piedras”    en    la    vesícula    biliar)    que    se    impactan    en    la desembocadura    del    colédoco    donde    confluye    el    conducto pancreático.      En      un      20%      de      los      casos      la      causa desencadenante   es   el   alcochol   y   en   el   restante   20%   existen mútliples     causas     de     orden     farmacológico,     metabólico, anomalías   anatómicas,   etc.   En   el   80%   de   los   casos   se   trata de   una   inflamación   leve   con   una   recuperación   rápida,   pero en   el   20%   restante   reviste   gravedad.   La   pancreatitis   aguda grave   es   de   difícil   manejo   y   tratamiento,   siendo   su   mortalidad del   20%.   Se   caracteriza   porque   el   páncreas   sufre   necrosis, es   decir   “muerte   celular”.   Cuando   se   detecta   infección   de   la necrosis   la   conducta   a   seguir   suele   ser   el   desbridamiento (estirpación)   quirúrgico   del   tejió   necrosado   y   limpieza   de   la infección     que     lo     envuelve.     Después     de     cursar     con pancreatitis    aguda    de    origen    biliar    se    debe    realizar    una Colecistectomía      Laparoscópica       para      evitar      nuevos episodios. Pseudoquiste de Páncreas Los   Pseudoquistes   son   colecciones   de   líquido   pancreático que   se   forman   después   de   episodios   de   pancreatitis   aguda grave.    Normalmente    se    sitúan    en    la    transcavidad    de    los epiplones,   entre   el   estómago   y   el   páncreas,   pero   también pueden    localizarse    en    la    cola    del    páncreas    o    raíz    del mesenterio.   La   actitud   suele   ser   seguimiento   y   esperar   que se reabsorban por sí mismos. En    caso    de    ser    sintomáticos    (dolor,    vómitos,    fiebre)    el tratamiento   convencional   es   la   derivación   del   pseudoquiste hacia    el    estómago    ( Cisto-Gastrostomía )    o    al    intestino (Cisto-Yeyunostomía) que suele realizarse por laparoscopia. Cáncer de Páncreas El    Cáncer    de    Páncreas    se    refiere    al    carcinoma    ductal    o adenocarcinoma.   Tiene   una   alta   tasa   de   mortalidad.   El   único tratamiento   con   intención   curativa   que   existe   en   la   actualidad es   la   extirpación   completa   del   tumor.   Sólo   el   30%   llegaran   a poder    operarse    ya    que    el    resto    presentaran    metástasis hepáticas    o    carcinomatosis    peritoneal    en    el    momento    del diagnóstico.   El   pronóstico   no   es   bueno,   la   supervivencia   está alrededor   del   30%   a   los   3   años   en   aquellos   casos   en   que   se ha   podido   operar   al   paciente   y   extirpar   completamente   el tumor.    La    supervivencia    en    aquellos    casos    no    operables varía   entre   6   y   9   meses.   La   quimioterapia   no   tiene   buenos resultados   en   el   tratamiento   de   estos   tumores   si   bien   suele realizarse después de la intervención quirúrgica. Debuta    con    ictericia    (color    amarillo    de    la    piel)    y    suele localizarse     en     la     cabeza     del     páncreas.     Para     extirpar completamente     estos     tumores     se     debe     realizar     una Pancreatoduodenectomía    Cefálica     (Cirugía    de    Whipple ) que   consiste   en   extirpar   el   duodeno,   la   cabeza   del   páncreas, la   vesícula   biliar,   el   colédoco   y,   según   los   casos,   una   parte del   estómago.   Es   una   operación   compleja,   de   5   a   6   horas   de duración,   con   un   riesgo   de   complicaciones   del   30%   y   una mortalidad    postoperatoria    no    despreciable    del    2-5%    en centros con experiencia. Los   tumores   localizados   en   el   cuerpo   y   cola   del   páncreas   se tratan   mediante   resección   del   sitio   en   el   que   se   encuentre   el tumor Se    debe    tener    en    cuenta    que    existen    otros    tumores    de páncreas       con       mejor       pronóstico       como       son       los neuroendocrinos ,   el   tumor   sólido-quístico ,   la   Neoplasia mucinoso papilar intraductal  (IPMN). Dr.   Jorge   Alberto   Roldán   García   -   Cirujano   especialista en   Cirugía   de   Hígado   -   Páncreas   -   Vía   Biliar   y   Vesícula Biliar en Puebla. Somos tu mejor opción, haz una cita.

Cirugía para Enfermedades del Hígado,

Páncreas y la Vía Biliar en Puebla

Dr. Jorge Alberto Roldán García . Cirugía General, Hepato Pancreato Biliar y de Trasplante . Consultorio Médico en la Ciudad de Puebla

CIRUGÍA PARA ENFERMEDADES DEL HÍGADO,

PÁNCREAS Y VÍA BILIAR

Tumores Hepáticos primarios Lesiones Benignas Los     Quistes     simples      están     rellenos     de líquido    y    en    ocasiones    pueden    crecer    de forma   desorbitada,   causar   dolor,   digestiones pesadas    e    infectarse.    En    estos    casos    se aconseja      el      tratamiento      quirúrgico      que consistiría en su extirpación vía laparoscópica. Los   Hemangiomas   pueden   presentar   un   comportamiento   atípico   que   hace   necesario confirmar   su   diagnóstico   mediante   resonancia   magnética.   No   se   malignizan,   por   lo   que no   es   necesario   ni   su   seguimiento   ni   tratamiento.   Sólo   en   casos   excepcionales   de hemangiomas gigantes que producen síntomas se aconseja su extirpación quirúrgica. Los   Adenomas   hepáticos    suelen   presentarse   en   mujeres   jóvenes   que   han   tomado durante    tiempo    anticonceptivos    orales.   Ante    su    diagnóstico    se    debe    suspender    su administración   para   evitar   que   sigan   creciendo.   Dado   que   tiene   un   potencial   real   de malignización   se   aconseja   su   extirpación   quirúrgica   cuando   miden   más   de   4   cm.   Por   lo general   se   requiere   una   hepatectomía   limitada   al   tumor,   pero   según   donde   esté   ubicado es   necesario   realizar   una   hepatectomía   mayor.   Generalmente   se   pueden   extirpar   por   vía laparoscópica. Lesiones Malignas El   Hepatocarcinoma   o   Carcinoma   Hepato   Celular    es   el   tumor   maligno   primario   de hígado   más   frecuente   y   suele   desarrollarse   en   el   contexto   de   una   enfermedad   hepática crónica   o   cirrosis.   Las   causas   más   frecuentes   son   la   infección   por   Virus   Hepatitis   C, Virus Hepatitis B y Alcoholismo crónico. Es   una   enfermedad   con   mal   pronóstico   debido   al   elevado   índice   de   recidiva   y   multifocalidad. El   tratamiento   más   aconsejable   es   el   trasplante   hepático,   pero   sólo   puede   realizarse   en   un porcentaje   menor   de   pacientes   que   cumplan   con   los   llamados   “Criterios   de   Milán”,   (menor   de 66   años,   tamaño   menor   de   5   cm   y   que   hayan   menos   de   3   nódulos).   La   hepatectomía (extirpación    quirúrgica)    es    el    tratamiento    alternativo,    sólo    puede    realizarse    en    pacientes seleccionados. La   “ablación   por   radiofrecuencia”   es   una   técnica   que   consiste   en   “quemar”   el   tumor   aplicando una   corriente   eléctrica   a   través   de   un   electrodo   (aguja)   que   se   inserta   en   el   interior   del   tumor. En   la   actualidad,   muestra   unos   resultados   similares   a   la   hepatectomía   en   cuanto   a   recidiva tumoral. Metástasis Hepáticas Las   Metástasis   Hepáticas    son   implantes   (diseminación)   de   otros   tumores   originados   en   otro órgano   distinto   del   hígado,   de   células   cancerosas   que   han   pasado   a   la   circulación   sanguínea y   de   allí   se   han   depositado   en   el   hígado.   El   hígado,   como   el   pulmón,   actúa   como   un   filtro   para las    células    tumorales    que    circulan    por    la    sangre    favoreciendo    su    retención    y    posterior crecimiento. Los    tumores    digestivos    (colon,    recto,    páncreas    y    estómago)    suelen    ser    los    que    más metástasis   hepáticas   causan   y   son   indicativos   de   enfermedad   avanzada.   En   la   actualidad, algunos   casos   de   metástasis   hepáticas   pueden   tratarse   con   intención   curativa   realizando   una extirpación   quirúrgica.   Las   metástasis   hepáticas   consideradas   operables   son   las   derivadas del   cáncer   de   colon   y   recto,   si   bien   también   pueden   tratarse   también   algunas   derivadas   del hipernefroma (cáncer de riñón), tumores neuroendocrinos y cáncer de mama. Vías Biliares y Vesícula Coledocolitiasis Sucede    cuando    algunas    de    las    piedras    de    la vesícula   biliar   se   escapan   hacia   el   conducto   de   la bilis   (“colédoco”)   y   lo   obstruyen.   El   colédoco   vierte la   bilis   en   el   intestino   a   través   de   un   esfínter   de   1-2 mm   (“Ámpula   de   Váter”),   por   ello   es   fácil   que   las “piedras”   puedan   obstruir   este   conducto.   Cuando   esto   sucede,   además   de   dolor,   suele   quedar retenida   la   bilirrubina   en   el   hígado   y   de   ahí   pasa   a   la   sangre,   con   lo   que   el   paciente   puede presentar una coloración amarillenta en la piel que llamamos ictericia. El tratamiento consistiría en desobstruir el conducto de la bilis y extirpar la vesícula biliar. Ictericia Obstructiva Se    llama    así    a    la    coloración    amarillenta    de    la    piel    y    escleras    de    los    ojos.   Además    de presentarse   en   la   hepatitis   (inflamación   del   hígado),   la   ictericia   puede   ser   por   una   causa obstructiva,   generalmente   coledocolitiasis,   si   bien   pueden   haber   otras   causas   como   el   cáncer de   páncreas   o   tumores   de   vías   biliares.   La   orina   de   los   pacientes   con   ictericia   es   de   color oscuro   tipo   coca-cola   que   denominamos   “coluria”   y   se   debe   a   la   filtración   de   exceso   de bilirrubina en sangre por el del riñón. Colangiocarcinoma El   cáncer   de   vías   biliares   es   el   Colangiocarcinoma.   Se   origina   de   las   células   que   cubren   los conductos   biliares.   Existen   tres   tipos   según   su   ubicación.   El   colangiocarcinoma   intrahepático es   el   que   se   ubica   en   el   hígado   y   se   considera   un   tumor   primario   del   hígado.   Cuando   puede tratarse   quirúrgicamente   se   realiza   una   hepatectomía.   El   distal   es   el   que   se   ubica   en   la   zona del      páncreas      y      ámpula      de      Vater.      Cuando      es      operable      se      realiza      una Pancreatoduodenectomía cefálica. El   tumor   de   vías   biliares   por   excelencia   es   el   Colangiocarcinoma   Hiliar ,   conocido   como Tumor de Klatzkin . Se ubica en la confluencia entre los conductos hepáticos (bifurcación). El   tratamiento   consiste   en   realizar   generalmente   una   hepatectomía.   En   algunos   casos   es suficiente   con   una   resección   y   extirpación   de   la   vía   biliar.   En   un   gran   número   de   casos   no puede operarse y entonces el tratamiento es paliativo. Cáncer de Vesícula Biliar La   incidencia   de   cáncer   de   vesícula   está   aumentada   en   aquellos   pacientes   que   presentan colelitiasis de largos años de evolución.  Tiene   muy   mal   pronóstico   y   es   de   los   tumores   malignos   más   agresivos   que   se   conocen.   La llamada   “vesícula   en   porcelana”   se   refiere   a   la   calcificación   de   las   paredes   de   la   vesícula biliar   y   se   considera   como   una   lesión   premaligna,   es   decir,   precursora   de   un   cáncer   de vesícula. El tratamiento consiste en extirpar la vesícula Enfermedades del Páncreas Pancreatitis Aguda La    Pancreatitis    Aguda    es    una    inflamación    del páncreas.    En    nuestro    medio,    en    el    60%    de    los casos   está   causada   por   colelitiasis   (“piedras”   en   la vesícula      biliar)      que      se      impactan      en      la desembocadura    del    colédoco    donde    confluye    el conducto   pancreático.   En   un   20%   de   los   casos   la   causa   desencadenante   es   el   alcochol   y   en el   restante   20%   existen   mútliples   causas   de   orden   farmacológico,   metabólico,   anomalías anatómicas,    etc.    En    el    80%    de    los    casos    se    trata    de    una    inflamación    leve    con    una recuperación   rápida,   pero   en   el   20%   restante   reviste   gravedad.   La   pancreatitis   aguda   grave es   de   difícil   manejo   y   tratamiento,   siendo   su   mortalidad   del   20%.   Se   caracteriza   porque   el páncreas   sufre   necrosis,   es   decir   “muerte   celular”.   Cuando   se   detecta   infección   de   la   necrosis la   conducta   a   seguir   suele   ser   el   desbridamiento   (estirpación)   quirúrgico   del   tejió   necrosado   y limpieza   de   la   infección   que   lo   envuelve.   Después   de   cursar   con   pancreatitis   aguda   de   origen biliar se debe realizar una Colecistectomía Laparoscópica  para evitar nuevos episodios. Pseudoquiste de Páncreas Los    Pseudoquistes    son    colecciones    de    líquido    pancreático    que    se    forman    después    de episodios   de   pancreatitis   aguda   grave.   Normalmente   se   sitúan   en   la   transcavidad   de   los epiplones,   entre   el   estómago   y   el   páncreas,   pero   también   pueden   localizarse   en   la   cola   del páncreas   o   raíz   del   mesenterio.   La   actitud   suele   ser   seguimiento   y   esperar   que   se   reabsorban por sí mismos. En    caso    de    ser    sintomáticos    (dolor,    vómitos,    fiebre)    el    tratamiento    convencional    es    la derivación   del   pseudoquiste   hacia   el   estómago   ( Cisto-Gastrostomía )   o   al   intestino   (Cisto- Yeyunostomía) que suele realizarse por laparoscopia. Cáncer de Páncreas El   Cáncer   de   Páncreas   se   refiere   al   carcinoma   ductal   o   adenocarcinoma.   Tiene   una   alta   tasa de   mortalidad.   El   único   tratamiento   con   intención   curativa   que   existe   en   la   actualidad   es   la extirpación   completa   del   tumor.   Sólo   el   30%   llegaran   a   poder   operarse   ya   que   el   resto presentaran   metástasis   hepáticas   o   carcinomatosis   peritoneal   en   el   momento   del   diagnóstico. El   pronóstico   no   es   bueno,   la   supervivencia   está   alrededor   del   30%   a   los   3   años   en   aquellos casos    en    que    se    ha    podido    operar    al    paciente    y    extirpar    completamente    el    tumor.    La supervivencia   en   aquellos   casos   no   operables   varía   entre   6   y   9   meses.   La   quimioterapia   no tiene   buenos   resultados   en   el   tratamiento   de   estos   tumores   si   bien   suele   realizarse   después de la intervención quirúrgica. Debuta   con   ictericia   (color   amarillo   de   la   piel)   y   suele   localizarse   en   la   cabeza   del   páncreas. Para   extirpar   completamente   estos   tumores   se   debe   realizar   una   Pancreatoduodenectomía Cefálica    (Cirugía   de   Whipple )   que   consiste   en   extirpar   el   duodeno,   la   cabeza   del   páncreas, la   vesícula   biliar,   el   colédoco   y,   según   los   casos,   una   parte   del   estómago.   Es   una   operación compleja,   de   5   a   6   horas   de   duración,   con   un   riesgo   de   complicaciones   del   30%   y   una mortalidad postoperatoria no despreciable del 2-5% en centros con experiencia. Los   tumores   localizados   en   el   cuerpo   y   cola   del   páncreas   se   tratan   mediante   resección   del sitio en el que se encuentre el tumor Se   debe   tener   en   cuenta   que   existen   otros   tumores   de   páncreas   con   mejor   pronóstico   como son    los    neuroendocrinos ,    el    tumor    sólido-quístico ,    la    Neoplasia    mucinoso    papilar intraductal  (IPMN). Dr.   Jorge Alberto   Roldán   García   -   Cirujano   especialista   en   Cirugía   de   Hígado   -   Páncreas - Vía Biliar y Vesícula Biliar en Puebla. Somos tu mejor opción, haz una cita.

Cirugía para Enfermedades del Hígado,

Páncreas y la Vía Biliar en Puebla

Dr. Jorge Alberto Roldán García . Cirugía General, Hepato Pancreato Biliar y de Trasplante . Consultorio Médico en la Ciudad de Puebla

CIRUGÍA PARA ENFERMEDADES DEL HÍGADO, PÁNCREAS Y VÍA BILIAR

Dr. Jorge A. Roldán García

Cirugía General . Trasplante

Cirugía Hepatopancreatobiliar

Hospital Angeles Puebla, Torre de especialidades - Consultorio 3530
Citas (222) 290.76.03
Urgencias 8110.19.30.16
TRASPLANTE
Dr. Jorge Alberto Roldán García

Cirugía General . Cirugía Hepatopancreatobiliar . Trasplante

Hospital Angeles Puebla, Torre de especialidades - Consultorio 3530
Citas (222) 290.76.03
Urgencias 8110.19.30.16
TRASPLANTE